Vive el Norte | 12ª Feria del Vino y de la Tapa La Matanza de Acentejo, Tenerife 2014
2504
single,single-post,postid-2504,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.1.2,vc_responsive
 

Blog

12ª Feria del Vino y de la Tapa La Matanza de Acentejo, Tenerife 2014

  |   Gastronomia, La Matanza de Acentejo, Reportajes, Vídeos   |   Sin comentarios

12ª Feria del Vino y de la Tapa La Matanza de Acentejo, Tenerife 2014 

 

Esta vez Vive el Norte asistió a la Feria del Vino y la Tapa de La Matanza de Acentejo donde pudimos deleitarnos con vinos de la comarca y una gran variedad de tapas hechas para la ocasión por parte de los guachinches que formaron parte de este evento.

 

Como habréis visto en el vídeo salían varias personas catando vinos, aquí les explicamos como se cata un vino y los pasos que se deben seguir para hacerlo correctamente y disfrutarlo:

 

¿Como catar un vino?

 

Catar es la apreciación y análisis sensorial de un vino – esa es la versión complicada. La versión simple es tratar de descubrir los sabores y aromas que esconde una copa de vino. Es casi como ser un detective: se tiene que confiar en los sentidos y dejar llevarse por la intuición.

 

Personas piensan que catar un vino es complicado – que se tiene que estudiar para poder entender. Eso es falso, pues uno se vuelve catador simplemente decidiendo si le gusta un vino o no. El paso siguiente es poder descubrir por qué un vino es diferente a otro en cuanto a su sabor, aroma y complejidad.

 

Los siguientes pasos son los que se deben de hacer para probar uno vino. Durante la cata, se trata de descubrir qué sabores se encuentran en el líquido.  Esto toma práctica.  Los mejores catadores son buenos porque han probado cientos de vinos, y han entrenado su nariz y paladar a encontrar esos aromas sutiles.

 

1. Color

 

Lo primero que se debe de hacer, es servir una copa después de abrir un vino. Muchas personas argumentan que se debe de dejar “respirar” el vino antes de servirlo. Esto es un poco ridículo, pues el vino de todos modos respirara al ser servido, así como con los movimientos que uno hace para mover el vino en la copa.

 

Eso sí, si se encuentra que hay sedimento en la botella, procura decantarlo.

 

Primero, se observará el color. Para hacer esto, pon la copa a contraluz blanca o con un fondo blanco, como una servilleta o mantel. Observa el color y ve más allá de lo obvio. Si es un vino tinto, ¿es color marrón, rojo ladrillo, cereza o casi negro como el café? Si es blanco, ¿es casi amarillo, blanco como un cristal o tiene un ligero verde, como cítrico? Esto puede dar una idea del tipo de vino que es. Normalmente, un vino con un color más obscuro será más fuerte y con olores más intensos. Vinos más dulces se verán más viscosos como lo podría ser un vino blanco que se vea más concentrado el color.

 

Es también importante que el vino este a una temperatura adecuada.

 

2. Aroma

 

El aroma es probablemente uno de los pasos más importantes en la cata. Para apreciar todo lo que puede ofrecer el vino, mueve el líquido alrededor de la copa por unos 10 segundos, para que se evapore el alcohol y con ello sus aromas naturales.

 

Ahora huele el vino para tomar un poco de los olores. ¿Qué oliste? ¿Chocolate, frutas, fresas, tabaco, madera, cítricos?

 

Huele otra vez, ahora metiendo tu nariz dentro de la copa, sin mojarte, procurando olvidar todas las ideas que uno puede tener y trata de recordar lo que los aromas te hacen imaginar. Por ejemplo: si hueles frutas, trata de imaginarte a que tipo de fruta pertenece el olor que percibes.  También se vale recordar memorias.  Si uno huele vainilla y lo hace recordar la casa de su abuela en navidad, se vale.  La memoria sensorial opera así.

 

3. Sabor

 

Ahora si, prueba el vino, tomando un poco y moviendo el vino alrededor de la boca, casi masticándolo. Esto liberara todos los sabores y diferentes aromas. Ya que esta adentro de tu boca, podrás apreciar si es muy astringente, ácido, dulce y cómo combina con los aromas.

 

Al tomar el primer sorbo, pasarán aproximadamente tres fases.

 

  1. Primera impresiónEsta fase es como tu paladar aprecia el vino en primera instancia. Aquí no se debe de apreciar sabores u olores aromáticos, si no más bien sensaciones. ¿Es muy azucarado el vino, muy ácido, con mucho contenido alcohólico? Idealmente, no debe resaltar nada y todos estas partes deben ir juntas.
  2. BouquetEn la segunda fase es cuando el verdadero sabor del vino aparece. Trata de recordar los aromas de la segunda parte de la cata. ¿Van con los sabores que percibes ahora? Al empezar a calentarse el vino, aparecerán sabores frutales, como la fresa, la grosella o especies como la canela, clavo o pimienta. También pueden aparecer maderas, tabaco, o un sabor ahumado. Si son blancos puede haber toques de miel, cítricos o sabores que recuerdan a flores.
  3. El FinalEl final ocurre cuando uno traga el vino y se percibe cuanto tiempo se tarda el sabor del vino en disipar. Aquí también se puede ver si el vino es ligero, si pasa como agua, o es intenso, por lo que puede durar varios segundos en la boca.

 

En el final también existen los aromas retro-nasales. Al terminar de tragar el vino, exhala a través de tu nariz. Podrás percibir aromas y olores que no ubicaste cuando oliste por primera vez el vino. Estos también son un encanto para apreciar, pues son muchas veces olvidados, pero que también deleitan el paladar.

 

Sin comentarios

Escribir un comentario