Vive el Norte | Descubre el Norte de Tenerife - Vive el Norte
3835
single,single-post,postid-3835,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.1.2,vc_responsive
 

Blog

1484688_432283120261817_484101241934421037_n

Descubre el Norte de Tenerife

  |   Artesanía, Cultura, Deportes, Gastronomia, Reportajes, Tradiciones   |   Sin comentarios

El valle de La Orotava, ante el que se arrodilló Humboldt para admirarlo, es uno los accidentes geográficos naturales más distintivos del norte de Tenerife. En el valle, además del Puerto de la Cruz, están las villas de La Orotava y Los Realejos.

La primera es célebre por sus alfombras de flores y arenas naturales. En su término municipal está enclavado el denominado Circo de Las Cañadas del Teide, con el pico más alto de España como privilegiada atalaya.

La Orotava es también villa monumental. Acoge el Museo de Artesanía Iberoamericana, el Museo de Arte Sacro de La Concepción, el Etnográfico de Pinolere, Artenerife, el Museo de las Alfombras y la Casa de los Balcones. Recientemente ha incorporado una universidad privada.

Los Realejos, el municipio español con más fiestas, a escasos minutos de La Orotava y del Puerto de la Cruz, tiene uno de los primeros templos cristianos de Tenerife, declarado monumento histórico-artístico: la parroquia matriz del Apóstol Santiago. La fiesta pirotécnica del 3 de mayo es extraordinaria. Varias haciendas resaltan los valores rurales del pueblo.

Siguiendo la ruta norte se pueden contemplar bellísimos paisajes caracterizados por el verdor, los riscales y los cultivos de medianías que alternan con las plataneras. Por ella se llega a Icod de los Vinos, donde se encuentra el famoso Drago milenario, un auténtico ícono natural.

En Icod, además, hay varios lugares de interés histórico como la Casa Álvarez y la de los Lorenzo Cáceres. El casco histórico, con calles enteramente adoquinadas y una densa actividad comercial, presenta muchos atractivos.

Después de Icod, la Villa y Puerto de Garachico, ya en la comarca natural de la Isla Baja. Durante los siglos XVI y XVII fue el principal puerto de la isla desde donde partían buques con productos y mercancías hacia Europa y América. Una erupción volcánica en 1706 sepultó parte de la villa y el puerto.

De Garachico es originaria la familia de Simón Bolívar. El castillo de San Miguel, la Casa de los Condes y el ex convento de San Francisco, junto a iglesias, casonas y calles estrechas, lo acreditan.

Tras pasar la llanura de La Laguna, limitando con el valle de La Orotava, nos encontramos inmersos en la comarca de Acentejo; un espacio que ha sido escenario de de diversos episodios clave en la historia de Canarias y en particular de la conquista de la isla de Tenerife por parte de las tropas castellanas. Los guanches, antiguos pobladores de la isla, derrotaron en una primera batalla a los conquistadores, pero posteriormente caerían rendidos en el mismo lugar, dando así por finalizada su lucha contra la invasión española. Las poblaciones La Victoria de Acentejo y la Matanza de Acentejo rinden homenaje, con sus nombres, a estos dos momentos de la historia.

Sin comentarios

Escribir un comentario