Vive el Norte | "El Muelle" Seña De Identidad - Vive el Norte
3841
single,single-post,postid-3841,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.1.2,vc_responsive
 

Blog

P1000106

“El Muelle” Seña De Identidad

  |   Cultura, Gastronomia, Puerto de la Cruz, Reportajes, Tradiciones   |   Sin comentarios

La historia de la ciudad de Puerto de la Cruz y su muelle se remonta a principios del siglo XVI. Ya en 1506 existe constancia escrita en el Libro de Acuerdos del Cabildo de Tenerife, en el que se dice que se construya un muelle en el Puerto de La Orotava.

Es a finales del siglo XVII y albores del XVIII cuando este espacio alcanza su pleno apogeo, convirtiéndose la actividad que se genera en su entorno en el motor económico de la ciudad.

Puerto de la Cruz nace al abrigo del refugio pesquero. Por su muelle no solo fluyeron mercancías sino también ideas.

La Ilustración entró por este caladero al igual que por él salieron los vinos malvasía hacia la corte inglesa. Vinos que ya glosase William Shakespeare en su obra. Quizás sea este trasiego de mercancías e ideas una de las causas que explica el carácter cosmopolita de la población portuense.

Escenario para las faenas de la pesca, para el encuentro, para las citas y hasta para la fiesta, no en vano es el lugar que acoge la manifestación de fervor, cultura y tradición más significativa de la ciudad con la que los portuenses se identifican y que tiene lugar cada mes de julio: la procesión marítimo-terrestre con la venerada imagen de la Virgen, de cuya talla es autor el célebre escultor Ángel Acosta.

Frente a la histórica Casa de La Aduana, que alberga la Oficina de Información Turística y el Museo de Arte Eduardo Westerdahl (MACEW), se encuentra El Muellito Tasca & Lounge; un restaurante con amplia terraza que ofrece pescado y mariscos frescos cada día y tapas creativas. Además, sus cócteles son famosos en todo el Puerto de la Cruz y se pueden degustar acompañados de shisha y buena música en directo
en fin de semana.

Sin comentarios

Escribir un comentario