Vive el Norte | Fiestas San Antonio Abad La Matanza de Acentejo 2014. Octava ganadera
2228
single,single-post,postid-2228,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.1.2,vc_responsive
 

Blog

Fiestas San Antonio Abad 2014 en La Matanza de Acentejo

  |   La Matanza de Acentejo, Reportajes, Tradiciones, Vídeos   |   Sin comentarios

Fiestas San Antonio Abad 2014 en La Matanza de Acentejo

 

La Matanza de Acentejo abrió el 19 de enero su programación de Fiestas en Honor a San Antonio Abad.  8000 personas y más de 1400 cabezas de ganado participaron en el segundo domingo de las Fiestas. Miles de personas acudieron con sus animales a la Ermita de San Antonio, una de las más antiguas de la isla, para hacerlos bendecir en nombre del Santo. Devoción, folclore, danza, carrera de sortijas, doma y monta de caballos completan esta fecha tan especial en nuestro norte, además de la feria de ganado.

Vive el Norte tuvo oportunidad de entrevistar a Miguel Ángel Pérez Pío, concejal de Agricultura del municipio; también pudimos hablar su alcalde, Ignacio Rodríguez Jorge; ambos mostraron su satisfacción por la buena marcha de los festejos.

 

 

Historia del culto en La Matanza.

 

La tradición y la historia sitúan a la imagen venerada en tierras matanceras como la primera escultura de un santo que llegó a Tenerife una vez finalizada su conquista, algo lógico si tenemos en cuenta que su presencia en el pueblo y el comienzo de su culto está directamente relacionado con la figura del madrileño Antón Vallejo. Quien fuera escribano del Cabildo de La Laguna acompañó a Fernández de Lugo en la célebre Batalla de Acentejo, cuyo frente principal se debió desarrollar en las inmediaciones del templo. Fue durante la contienda cuando Antón Vallejo, viendo peligrar su vida, se encomendó a su patrono y prometió erigirle una ermita si salía con vida de la batalla, voto de fe que cumplió a los pocos años. Consta documentalmente que el templo primitivo estaba ya construido en junio de 1539, así como su patronato y capellanía, contando con 50 fanegadas de terreno, un trozo de viña y árboles del lugar. Desde entonces la transformación del lugar ha sido constante, ganando una plaza a comienzos del siglo XX que ha sido ampliada y remodelada en repetidas ocasiones, incluida la que en estas semanas finalizó el Ayuntamiento.

Sin comentarios

Escribir un comentario