Vive el Norte | Siega y Trilla en San Juan de la Rambla - Vive el Norte
1793
single,single-post,postid-1793,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.1.2,vc_responsive
 

Blog

Siega y Trilla en San Juan de la Rambla

  |   Reportajes, San Juan de la Rambla, Tradiciones, Vídeos   |   Sin comentarios

Siega y Trilla en San Juan de la Rambla

 

El pasado 7 de septiembre asistimos a la celebración del Día de la Siega y la Trilla del municipio de San Juan de la Rambla.

 

Entrevistamos a Jonay Méndez, concejal de Fiestas, quien nos explico la dinámica de la siega y la trilla tradicional, la utilización de los caballos y la necesidad de apostar de nuevo por la puesta en valor de nuestras tradiciones.

 

No faltó en esta celebración la gran paella, que pudieron degustar todos los asistentes a la cita.

 

Una vez más felicitamos a la corporación municipal de San Juan de la Rambla, por apostar por lo nuestro.

 

Tipos de trilla:

 

Golpeando (majando) las gavillas de cereal contra una piedra majadera, o una tabla llamada tarugo majadero. Las gavillas se sujetaban con las dos manos un manojo cogido por los tallos, y la espiga se sacudía contra la superficie de majar; así, ésta se desgranaba y soltaba la semilla. Se usaba para pequeñas cantidades y tenía la ventaja de que la limpia posterior era más fácil. Aunque el procedimiento no era tan efectivo como los otros sistemas, pues dejaba algunos granos en las granzas.

 

La trilla a yegua suelta Se usan yeguas y caballos que pisotean las gavillas para separar la paja del grano este proceso es tradicional de zonas campesinas y generalmente se hace en los meses de verano.

 

 Trilla con trillo: El trillo consistía en una plancha de madera, cuya superficie inferior tenía incrustadas una gran cantidad de piedrecillas cortantes,  y el frente curvado hacia arriba como un trineo. Los trillos eran arrastrados caballos o buyes  sobre la parva extendida en una era, y conducidos por un “trillique”, que era generalmente un rapaz, todavía pequeño para hacer la siega, labor más dura.

 
 
¡El Norte Vive! ¡Vive el Norte! 

Sin comentarios

Escribir un comentario