Vive el Norte | Tablas de San Andrés y Fiesta de los Vinos de Tenerife en Icod
2238
single,single-post,postid-2238,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.1.2,vc_responsive
 

Blog

Tablas de San Andrés y Fiesta de los Vinos de Tenerife en Icod de los Vinos

  |   Icod de los Vinos, Reportajes, Tradiciones, Vídeos   |   Sin comentarios

Tablas de San Andrés y Fiesta de los Vinos de Tenerife

 

Vídeo-reportaje de las Tablas de San Andrés y la Gran Fiesta de los Vinos de Tenerife, celebrados en Icod de los Vinos en noviembre de 2013.

 

Tradición característica en honor a San Andrés de los municipios de Icod de los Vinos y La Guacha en la isla de Tenerife  En la víspera del día de San Andrés los lugareños se tiran por algunas de las calles más empinadas de los pueblos montados en unas tablas de madera.signo de identidad de estas fiestas para muchos de los habitantes de la zona.

 

En La Guancha la característica principal es que la calle por donde se tiran, además está en curva, lo que añade más dificultad a la bajada. Sin embargo, la tradición más conocida e importante es la de Icod de los Vinos, en la calle “del plano”, siendo una fiesta visitada por numerosos curiosos de los municipios cercanos y que atrae al turismo que se encuentra de vacaciones en el norte de la isla. Días de festividad que coincide con el estreno del nuevo vino de la comarca acompañado de castañas asadas.

 

Tablas en Icod de los Vinos

 

Se celebra el 29 de noviembre, víspera de San Andrés, y 30 de noviembre de cada año para festejar la apertura de las bodegas. Es típico de esos días degustar el vino nuevo con castañas asadas. Consiste en el arrastre de tablas de madera sobre las que se sientan una o más personas, por las empinadas vías de los barrios y el casco. El mayor espectáculo se ofrece en la calle del Plano, donde se pueden ver las mayores y más veloces tablas.

 

La tradición surge por el antiguo trabajo de la madera. Los animales de carga transportaban una persona que iba colocada en la parte posterior de los tablones y que dirigían la madera ayudados de unos remos de faya (haya) o brezo, que les servía para frenar al final del trayecto, esquivar las piedras o dar mayor velocidad, recorriendo desde la zona alta del Amparo hasta el mar.

 

La tradición sigue más viva que nunca y cada año cobra más fuerza y protagonismo. La víspera de San Andrés constituye todo un reclamo para los sentidos en Icod de los Vinos. La devoción por el santo se manifiesta en la reapertura de las bodegas para estrenar el vino nuevo, degustar las castañas y otras productos propios de la gastronomía isleña y dejarse llevar por el vértigo de las tablas de Icod de los Vinos que se deslizaron por las calles del casco.

 

Las tablas, de distintas dimensiones se elaboran normalmente en madera de tea, cubriéndolas de grasa para que alcancen más velocidad durante el arrastre. El origen de la fiesta de las Tablas de San Andrés se sitúa muy posiblemente en el siglo XVI, época en la que existió un aserradero en las zonas altas de Icod, desde donde se bajaba la madera rodando hasta llegar al muelle de San Marcos para la fabricación de embarcaciones. A estas tradiciones se les suma, el estreno del vino nuevo o apertura de las barricas, que se mantiene tanto en la zona costera como en las medianías del municipio.

 

El arrastre de las tablas de San Andrés demuestra, de esta manera y año tras año, que es una tradición que se vive desde pequeño. De hecho en todo el municipio, en cada barrio, por las pendientes podemos encontrar a muchos niños con sus tablas manteniendo la tradición viva.

 

Sin comentarios

Escribir un comentario